Un futuro de paz depende de la justicia climática, ahora

Declaración de Pax Christi Internacional sobre la COP21

La declaración está disponible en inglés, francés y alemán

Se espera que miles de personas de gobiernos, industrias, organizaciones intergubernamentales y sociedad civil participe en las reuniones y actividades de la conferencia sobre cambio climático de la ONU (COP21), que se celebrará del 30 de noviembre al 11 de diciembre de 2015 en París.

El Movimiento Mundial Católico por el Clima (GCCM)[1]del cual Pax Christi Internacional forma parte, ha recogido más de 800.000 firmas para la Petición Climática, que será entregada el 28 de noviembre a los líderes mundiales que asisten a la COP21. La petición, inspirada por el mensaje del Papa Francisco en Laudato Si ', urge a los líderes a reducir drásticamente las emisiones de carbono.

Pax Christi Internacional y sus organizaciones miembros creen firmemente que el grave abuso de los recursos naturales y la degradación del medio ambiente contribuye significativamente a la inestabilidad y a los conflictos alrededor del mundo. En este sentido, queremos que la COP21 sea tratada como una conferencia de paz; si se toman decisiones fuertes y eficaces en París, un futuro de paz es posible. [2]

Marchas en apoyo de unos resultados firmes en la COP21 se programaron para el 29 de noviembre en más de 2.000 ciudades alrededor del mundo. Lamentablemente, la marcha de París, que se suponía fuese la más grande, fue cancelada por el gobierno francés después de los ataques terroristas noviembre 13.

No podemos permitir que el terror cambiar el tema de la COP21. Con los flujos migratorios causados por las guerras por los recursos naturales y la inestabilidad climática, el objetivo de la cumbre debe ser la creación de condiciones para una paz duradera. Los delegados deben ponerse de acuerdo en compromisos legalmente vinculantes que mantengan las reservas de combustible fósil en la tierra; los países más pobres deben recibir financiamiento para enfrentar el cambio climático; y los derechos de quienes tienen que emigrar debido al cambio climático deben ser respetados.[3]

Pax Christi Internacional cree que el Fondo Verde para el Clima (FVC)[4] puede ser un apoyo importante para muchos países que carecen de los recursos necesarios para comprometerse en un desarrollo que conlleve bajos niveles de emisiones y favorezca la resiliencia climática. Sin embargo, a pesar de que las naciones ricas acordaron dar al FVC USD $ 100 mil millones por año hasta el 2020, el nivel actual sólo alcanza USD $ 1.5 mil millones por año. Si se compara esto con el gasto anual en sistemas de armas y fuerzas militares que supera el billón de dólares [5] – el contraste de las prioridades es devastador.

Pax Christi Internacional reconoce la preocupación en torno a las grandes reuniones públicas en este momento; sin embargo, a pesar de que millones de personas en el mundo viven en zonas de guerra activa e inseguridad, se presta mucha más atención cuando se producen ataques violentos en lo que hasta ahora han sido espacios "seguros". Pero ¿es posible que los responsables de tomar decisiones en la COP21 puedan escuchar, reconocer y responder a las demandas enfáticas de la sociedad civil, si las expresiones más vibrantes de la sociedad civil son silenciadas?

Con la prohibición de que la sociedad civil se manifieste en las calles de París, deben intensificarse otros esfuerzos para aumentar la toma de conciencia y la exigencia de resultados; nuestras voces deben volverse más fuertes. La posibilidad de un futuro de paz depende de la justicia climática, ahora.

27 de noviembre de 2015



[1] Global Catholic Climate Movement, https://catholicclimatemovement.global/

[2] Cf. Michael Klare, “Are Resource Wars Our Future?” at http://www.tomdispatch.com, November 3.

[3] Cf. Jason Box and Naomi Klein “Why a Climate Deal Is the Best Hope for Peace” at http://www.newyorker.com, November 18.

[4] Green Climate Fund, http://www.greenclimate.fund

[5] International Institute for Strategic Studies, http://www.iiss.org/en

 

Paris, COP21, climate change