Líderes de Pax Christi preocupados por que los ataques aéreos sirvan de ayuda a los reclutamientos del EIIL

 

En una entrevista con el Catholic News Service, los copresidentes de Pax Christi Internacional, el obispo Kevin Dowling y Marie Dennis, junto con el Secretario General José Henríquez, sugirieron varias alternativas para lograr una paz duradera en una región devastada por la violencia y controlada por las fuerzas del Estado Islámico. Los líderes de Pax Christi hacen un llamamiento al mundo, en particular a las Naciones Unidas, para trabajar juntos en la búsqueda de alternativas no violentas que detengan la expansión del Estado Islámico y su influencia en Irak y Siria. Lea la entrevista completa más abajo.

 

 

Líderes de Pax Christi preocupados por que los ataques aéreos

sirvan de ayuda a los reclutamientos del EIIL 

 

De izquierda a derecha, el Secretario General de Pax Christi Internacional, José Henríquez, 
y los copresidentes, el obispo Kevin Dowling y Marie Dennis. (Photo Credit: © CNS/Bob Roller)

 

 

Washington, 24 de septiembre de 2014 – Los nuevos ataques aéreos sobre las posiciones del Estado Islámico en Siria han sido utilizados como poco más que una herramienta de reclutamiento por parte de los grupos extremistas, poniendo en peligro a más gente inocente, han asegurado miembros de Pax Christi Internacional.

 

Los tres miembros más importantes de esta organización católica por la paz también han hecho un llamamiento al mundo, en especial a las Naciones Unidas, para que se trabaje de manera conjunta en la búsqueda de alternativas no violentas que detengan la expansión del Estado Islámico y su influencia en Irak y Siria.

 

Kevin Dowling, obispo de Rustenberg, Sudáfrica, y Marie Dennis, ambos presidentes de Pax Christi Internacional, junto con José Henríquez, el Secretario General de la organización, sugirieron varios pasos que, en su opinión, pueden lograr una paz duradera para una región azotada por la violencia. Estas declaraciones se tomaron durante una entrevista realizada el martes con el Catholic News Service, horas después de que la coalición liderada por los Estados Unidos atacara las fuerzas del Estado Islámico en Siria.

 

Los líderes de paz católicos propusieron alternativas a la guerra, como por ejemplo, una diplomacia más amplia que incluya conversaciones directas con los líderes del Estado Islámico y acciones económicas que tengan como objetivo limitarles el acceso a los millones de dólares en ingresos petroleros que financian la adquisición de armamento.

 

“Creemos que la expansión de las bombas puede suponer una significativa bonanza en los procesos de reclutamiento de algunos grupos extremistas, incluyendo el EIIL”, dijo Dennis al CSN.

 

“El Estado Islámico, EIIL, tiene muy buenas formas de financiación. Por lo tanto, se han de dar los pasos necesarios para identificar estas fuentes, para detenerlas”, dijo.

 

Los Estados Unidos y varias naciones del Oriente Medio golpearon posiciones del Estado Islámico en Siria el martes utilizando aviones de guerra y misiles de crucero. Los ataques a los baluartes del Estado Islámico se han ido sucediendo durante varias semanas.

 

En el programa estadounidense de Pax Christi para la creación de paz internacional en la parroquia de St. Rose de Lima en Gaithersburg, Md., Dowling dijo el 23 de septiembre que la violencia que comenzó con la invasión liderada por los Estados Unidos en Irak en 2003 ha dado como resultado años de discordia entre diferentes comunidades religiosas y étnicas. También dijo que no se ha hecho mucho para incluir voces que representen comunidades locales y minorías en la planificación, la recuperación y la reconstrucción tras la invasión que condujo al derrocamiento del líder iraquí Saddam Hussein.

 

“Nos encontramos ante una situación en la cual invertir mucho y acudir al lugar con guerras y violencia no ha aportado solución. Ahora estamos recogiendo los frutos de no haber aportado respuestas políticas ni sociales”, dijo Dowling.

 

“Es mediante un diálogo inclusivo, así como una manera no violenta de unir a la gente, como se podrá llegar a un entendimiento. De otra forma, simplemente estaremos perpetuando una situación donde el único pensamiento de la gente es “Nuestros derechos han sido violados, así que nos vengaremos, y para restaurar nuestro sentido de la dignidad, tenemos que responder con la misma violencia que se nos han infligido a nosotros”.

 

“Sin embargo, esta no es la manera de lograr nada, de forma que tenemos que encontrar otros medios, medios no violentos, medios inclusivos”, añadió el obispo.

 

Henríquez hizo un llamamiento a las Naciones Unidas a que encuentren la manera de dar con una solución a la crisis que plantea el Estado Islámico. “Este hecho, desde mi punto de vista, no ha sido completamente explorado”, dijo.

 

Dennis se encontraba entre los 53 líderes religiosos y organizaciones que instaron al presidente Barack Obama a buscar una respuesta no violenta a la incursión en Irak por parte del Estado Islámico. La carta enviada el 27 de agosto al presidente mencionaba los profundos deseos de proteger a la gente de la violencia, pero la acción militar podría agravar el sufrimiento de los ciudadanos corrientes en las regiones azotadas por la guerra.

 

Dicha carta subrayaba varios pasos que los Estados Unidos y sus socios podrían seguir, incluyendo una asistencia humanitaria “robusta” para aquellos que huyen de la violencia, esfuerzos diplomáticos más amplios que incluyan el compromiso de la ONU, la búsqueda de una solución política a la crisis en Siria, donde está emergiendo el estado islámico, un apoyo a las estrategias de resistencia no violenta en comunidad, un fortalecimiento de las sanciones financieras contra los actores armados en la región, un lucha por que se dé un embargo de armas en todas las partes del conflicto, una inversión en organizaciones de protección a los civiles y un apoyo profundo a los esfuerzos de la sociedad civil iraquí para construir la paz, la reconciliación y encontrar a los responsables, todo ello a nivel comunitario.

 

Dichos esfuerzos se encuentran entre los realizados en varias partes de África y Asia para suavizar los conflictos y mejorar el entendimiento entre comunidades de varias etnias y religiones, dando lugar a unas perspectivas de paz a largo plazo, ya que las voces de la gente serán escuchadas, dijeron los tres líderes de Pax Christi a la CNS. Desafortunadamente, dijeron, estos esfuerzos no reciben la suficiente atención, ni por parte de los gobiernos ni de los medios de comunicación.

 

Para que se pueda alcanzar una paz real, “ésta ha de darse, como en la Iglesia, a través del principio de subsidiariedad”, dijo Dowling. “Estos asuntos han de ser tratados desde la raíz, analizadas por las personas afectadas. Los agentes de la transformación no están en la cima. Son las personas comprometidas a un nivel de comunidad”.

 

En Gaithersburg, Dowling habló ante una audiencia de 75 personas sobre su trabajo por la paz, que había tomado fuerza en su ministerio cuando era un joven cura en un municipio de predominancia negra en Sudáfrica. Ver a las personas esforzarse por lograr una dignidad humana básica conformó su forma de ver el mundo y la necesidad de buscar la paz desde abajo, en lugar de encontrarla impuesta por los tratados de paz que ignoran o que fallan a la hora de promover la justicia entre comunidades étnicas y religiosas.

 

Dijo también que vio a diversas personas enfrentándose a los mismos desafíos cuando visitó Sudán del Sur donde, a pesar de los tratados de paz que pusieron fin a las hostilidades con Sudán y dieron lugar al nacimiento de una nueva nación en 2011, no se tuvieron en cuenta las diferencias entre grupos étnicos, lo que desembocó en nuevos conflictos armados en diciembre y enero.

 

“La paz sostenible ha de incluir la acción en todos los asuntos, todos los problemas y todas las causas que han dado lugar a la guerra y la violencia”, dijo. “Y, desafortunadamente, en el esfuerzo por poner fin a la guerra y a la violencia, no se presta la suficiente atención al hecho de que en necesario apoyar la paz incluso después de haber firmado un acuerdo de paz, y por lo tanto se deberá lidiar sistemáticamente con todos estos asuntos de raíz”.

 

Esta entrevista se publicó originalmente en esta página web (en inglés).