América Latina: Pax Christi International organizó una reunión en México con miembros y copartes latinoamericanas para analizar las extractivas y compartir experiencias de resistencia

 

por Vittoria Valentina Di Gennaro,
Asistente de Comunicaciones, Secretariado de Pax Christi Internacional

7/6/2018, San Cristóbal de Las Casas, Mexico - Del 23 al 26 de mayo de 2018, Pax Christi International organizó una reunión en San Cristóbal de Las Casas, Estado mexicano de Chiapas, para compartir experiencias sobre estrategias de resistencia noviolenta con respecto a la industria extractiva y megaproyectos transnacionales. El objetivo también era analizar el contexto que conduce a los conflictos en la región y a nivel mundial, y analizar las metodologías de la noviolencia activa y la promoción de la incidencia política como un medio para influir en las instituciones de toma de decisiones en torno al bien común.

 


La reunión, que tuvo lugar en Educación Ambiental Moxviquil, fue organizada conjuntamente con FRAYBA - Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas y SIPAZ - Servicio Internacional para la Paz, y contó con la participación de más de 60 personas pertenecientes a 34 organizaciones y comunidades de los seis países (Chile, Colombia, Guatemala, México, Paraguay y Perú) que participan en la II Fase del proyecto titulado "América Latina, entre Violencias y Esperanzas: Fortalecimiento de Capacidades Comunitarias para la Transformación Noviolenta de Conflictos creados por el Extractivismo".
El evento fue facilitado por:

Martha Inés Romero, Coordinadora Regional de Pax Christi Internacional para América Latina y el Caribe, Colombia
Pedro Faro, Director del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas (FRAYBA), organización miembro de Pax Christi Internacional en México
Marina Pages y Tommy van Straten, Coordinadores de SIPAZ - Servicio Internacional para la Paz, organización miembro de Pax Christi Internacional en México

La reunión fue precedida por la noticia de que el Premio Internacional de Derechos Humanos Letelier-Moffitt 2018 se otorgó a Derechos Humanos y Medio Ambiente (DHUMA), una ONG peruana local miembro de Pax Christi Perú. Este premio anual comenzó en 1978 para honrar y elevar los esfuerzos sobresalientes de derechos humanos, en memoria de dos miembros del Instituto de Estudios Políticos en Washington, DC, Orlando Letelier y Ronni Karpen Moffitt.

Un aspecto a destacas del Encuentro fue la declaración en español, traducida al inglés, que las organizaciones miembros y sus respectivas delegaciones produjeron, presentada durante una conferencia de prensa con periodistas de medios locales y nacionales; en ella ratifican su “compromiso de seguir luchando por un proyecto de vida para y por nuestros pueblos, comunidades campesinas, indígenas y no indígenas, por nuestras generaciones venideras y por el cuidado de nuestra Madre Tierra”.

Los firmantes del pronunciamiento también afirmaron que seguirán “impulsando acciones ciudadanas noviolentas, expresadas en tejido de redes aliadas, procesos organizativos, intercambio de experiencias, modelos de defensa comunitaria y en el contexto del proyecto de muerte que trae el modelo extractivista, el fortalecimiento de su identidad cultural y originaria, la unidad comunitaria en defensa de sus territorios y el establecimiento de acuerdos para declararse libres de minería y megaproyectos, mediante actas de asambleas y cabildos, creación de comités de vigilancia, peregrinaciones, foros informativos, capacitación, fortalecimiento de sus expresiones culturales y espirituales y de relación con la Madre Tierra”, entre otras muchas acciones.

Señalaron que "usarán también instrumentos legales y apoyo político como instrumentos de participación e influencia de los ciudadanos para mostrar la fuerza de sus argumentos y su lucha". Durante la conferencia de prensa, representantes de cada país que trabajan en temas de derechos humanos y medioambientales, cooperación internacional y comercio, también tuvieron la oportunidad de presentar ante los medios a sus organizaciones, así como el trabajo en defensa de sus territorios.

Los participantes también manifestaron: “La mayoría de los gobiernos de la región han venido apoyando las prácticas de estas corporaciones, que en algunos casos promueven la corrupción, a través de cambios legislativos, la reducción de impuestos y la degradación de las protecciones ecológicas, así como poniendo a su servicio la policía y el ejército, en lugar ad atacar con contundencia a grupos armados ilegales”. Y señalaron: "aún más, aquellos que defienden sus derechos y territorios son criminalizados, enjuiciados y, en algunos casos, asesinados".

La declaración realizada por los participantes fue bien recibida. Hubo preguntas que se refieren al enfoque de la noviolencia activa. La cobertura de los medios fue importante (Ver el artículo de La Jornada y el artículo en Rebelión). Los contactos para acciones futuras se fortalecieron después del comunicado de prensa.

Durante la reunión de tres días, se organizó una visita a la planta hidroeléctrica Chicoasén y un proyecto extractivo en San Juan Cancuc, para que los grupos conocieran sobre los procesos comunitarios y la experiencia de resistencia noviolenta a estos proyectos. "La idea era que las personas de otros países conocieran las experiencias de estas comunidades y que compartieran lo que trabajan en sus países y comunidades de origen". Cada organización miembro y la delegación respectiva tuvieron la oportunidad de intercambiar sus propias experiencias y aprender unas a otras, incluso sobre la implementación compleja pero exitosa del proyecto iniciado hace 6 años. Además de sus diferencias y la complejidad de sus contextos, todas las comunidades tienen el denominador común de verse afectadas por la industria extractiva y, en defensa de sus territorios, mantienen el mismo fuerte interés: proteger la vida de sus pueblos, la Madre Tierra, su cultura y su visión del mundo frente a un modelo extractivo que las empresas con apoyo de los gobiernos de la región buscan imponer a estas poblaciones.

Otra consecuencia positiva de este Encuentro ha sido el firme compromiso de continuar denunciando las violaciones a los derechos humanos y ambientales en relación con las industrias extractivas en sus diálogos con los gobiernos de América Latina. Además, declararon que  “continuarán contribuyendo a la red, creando un sentido de pertenencia desde su enfoque de noviolencia activa”. Específicamente, las delegaciones sugirieron relevar la situación de los pueblos indígenas principalmente afectados por este modelo.

La Sra. Romero añadió que “estos encuentros y los procesos de capacitación son muy importantes para establecer vínculos, porque no se trata solo de defender la tierra y el territorio a nivel local, regional e internacional, sino también protegerla desde la dimensión personal y cultural, desde la sentimiento amerindio que nos cubre a toda la región”.

De hecho, el proceso que condujo a esta segunda fase del proyecto ha significado una gran satisfacción al ver cómo las comunidades se resisten, se organizan, aprenden, se empoderan e incorporan a otros grupos como los jóvenes, las madres o los padres en sus acciones ciudadanas noviolentas. En total, durante los dos primeros años del proyecto, más de 1.800 personas participaron en la formación y muchas más en acciones de incidencia y defensa de sus tierras y del agua, a través de la movilización, el cabildeo y la sensibilización sobre sus demandas.

En conclusión, un Comité Organizador conformado por una persona de cada país y la Coordinadora Regional, confirmado por el compromiso de las comunidades de la región, acordó que se presentará una nueva propuesta de cooperación solidaria, con tres estrategias: 1) Fortalecimiento de capacidades a través de una metodología de "Capacitación a Formadores" (ToT en inglés); 2) Un segundo encuentro de intercambio en un año, y 3) Desarrollo de estrategias de incidencia a nivel local y nacional por parte de los participantes en la escuela ToT, y a nivel global apoyada por la estrategia global de Pax Christi Internacional sobre extractivas en América Latina y su impacto en los derechos humanos de las comunidades y sobre el ambiente. Dicha estrategia implicaría acciones de incidencia política ante la Unión Europea, las Naciones Unidas, la OEA y el Vaticano, conjuntamente y en colaboración con nuestras organizaciones copartes en la región y nuestras organizaciones miembros  y aliadas en el Norte Global.

• Lea la declaración en inglés y español.
• Vea fotos del evento haciendo clic en estos enlaces para ver las fotos de cada día: día uno, día dos y día tres.
• Lea el artículo que anuncia a DHUMA como destinatario del Premio Internacional de Derechos Humanos Letelier-Moffitt de este año.

Frayba, Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas AC, DHUMA, Derechos Humanos y Medio Ambiente, Pax Christi Peru, Martha Inés Romero, Pedro Faro, Malina Pages, Tommy van Straten, Sipaz, Servicio Internacional Para la Paz, América Latina entre Violencias y Esperanzas, Latin America, Chile, Colombia, Guatemala, Mexico, Paraguay, Peru