Pax Christi es como un árbol cuyas ramas llegan a muchos países y culturas. Pero, ¿de dónde obtienen esas ramas los nutrientes?

¿Qué nos mantiene como constructores de paz?

Del mismo modo en que un árbol hunde sus ramas hasta la tierra para extraer  de ella la vida que permita su crecimiento, las ramas de Pax Christi comenzaron a germinar hace mucho tiempo. Obtenemos la inspiración de los deseos de reconciliación que surgieron en Francia y Alemania tras la Segunda Guerra Mundial y que propiciaron el surgimiento del movimiento Pax Christi.

Nos alimentamos de las raíces espirituales de nuestra fe, compartida entre hombres y mujeres, el pasado y el presente, quienes creen que la paz, la justicia y los derechos humanos son objetivos a cumplir.

Y cada una de estas ramas o secciones de Pax Christi se ve alimentada por su historia personal recabada de las personas y de su lucha, sus referentes culturales y la complejidad de sus tradiciones religiosas.

La pacificación es conducida por una visión y unos ideales; es una búsqueda espiritual. Al ser un camino, un proceso, Pax Christi ha crecido en su mira y su pensamiento. Desde el deseo para la reconciliación entre naciones, este camino ha llegado a todos los aspectos de la vida: el intercambio económico de armas, la teología del diálogo interreligioso, la ética de la globalización y la práctica de la no violencia.

Los grupos se han formado con el paso de los años en diferentes continentes y contextos y se han visto involucrados en una acción que refleja sus preocupaciones más sinceras. Sin embargo, una espiritualidad y una motivación comunes les une como las ramas de un mismo árbol.

En ocasiones, las palabras no logran expresar ciertas cosas que un símbolo o una imagen sí pueden. Un grabado del rostro de Jesucristo doliente conducido hasta Aachen en Alemania, a través de la frontera con Francia, es un signo visible del sufrimiento de las personas. Una pintura de Nueva Zelanda que cuenta la historia de la comunidad maorí cuya resistencia pacífica fue aplastada por la violencia de los colonizadores blancos habla por sí misma.

Esperamos que esta selección de imágenes pueda transmitir un mensaje de espiritualidad, de culturas y colores que fluyen a través de Pax Christi, y que la paz de Dios que nos inspira pueda inspirarles a ustedes también.

Nota: la información acerca de las ilustraciones ha sido proporcionada por las secciones nacionales de Pax Christi. Por favor, informen a Pax Christi International en caso de que algún artista o autor no haya sido adecuadamente mencionado de manera que podamos solucionarlo.