Naciones Unidas: VIDEO de la declaración interreligiosa pronunciada durante las negociaciones sobre las armas nucleares

 

Ayer, Jasmin Nario Galace (líder de Pax Christi Filipinas) pronunció una declaración en representación de las Comunidades Religiosas Preocupadas por las Armas Nuclares durante las negociaciones de la ONU sobre las armas nucleares en Nueva York. La declaración, que le sigue a otras declaraciones interreligiosas pronunciadas en el pasado, fue introducida por Soka Gakkai Internacional (SGI) y apoyada por Pax Christi Internacional y varios de sus miembros.

  • Se puede ver la declaración de Jasmin Nario Galace aquí (video, pasar a 2:52:33)
  • Visitanos en Facebook para más información y videos sobre las negociaciones de armas nucleares
  • Síguenos en Twitter para ver las actualizaciones en vivo, con el háshtag #nuclearban
  • nuestros miembros han hecho un llamado a los gobiernos aliados y a aquellos que poseen armas nucleares para que asistan a las sesiones de negociación, en nuestra última statement
  • Descargar la declaración en pdf aquí
  • Lea este artículo acerca de Jasmin Nario-Galace de Pax Christi Pilipinas leyó la declaración conjunta en nombre de las comunidades religiosas preocupadas por las armas nucleares

 

Declaración pública a la Primera Conferencia de Negociación sobre un tratado de prohibición de armas nucleares que conlleve a su eliminación 

Comunidades Religiosas Preocupadas por las Armas Nucleares, Marzo 2017, Nueva York

Desde el primer ataque con armas nucleares, en agosto de 1945, cuando las ciudades de Hiroshima y Nagasaki fueron bombardeadas, las consecuencias terribles de las armas nucleares han sido la razón para exigir su abolición. Desde 1945, el ser humano ha sido obligado a vivir a la sombra de una destrucción apocalíptica. Cualquier uso de las armas nucleares, no sólo destruiría los frutos de antiguas civilizaciones humanas, sino también desfiguraría el presente y dejaría un porvenir nefasto a las generaciones futuras.

Nuestras respectivas tradiciones religiosas abogan por el derecho de la gente a vivir en seguridad y con dignidad. Creemos en los mandamientos de conciencia y justicia; buscamos hacer honor a nuestra labor de protección a aquellos vulnerables y ejercer la protección del planeta para las futuras generaciones. Las armas nucleares manifiestan un total  menosprecio de estos valores y compromisos. No existe un imperativo compensatorio; ya sea la seguridad nacional, la estabilidad en las relaciones de poder internacionales, o la dificultad en afrontar la inercia política. Nada de lo anterior justifica que sigan existiendo y menos aún su uso. Las consecuencias humanitarias catastróficas exigen que las armas nucleares no se usen nunca más, bajo ninguna circunstancia.

Alzamos nuestras voces en nombre de la sensatez y los valores compartidos de la humanidad. Apreciamos estas negociaciones, necesarias para prohibir la peor arma jamás inventada. Rechazamos la inmoralidad de tener poblaciones enteras como rehenes, amenazadas con una muerte cruel y miserable. Aplaudimos a los líderes políticos del mundo que han mostrado su  valor al emprender estas negociaciones. Instamos a aquellos no presentes a que reexaminen su posición y que por lo menos, se comprometan de buena fe a participar en la sesión de junio - julio.

Como gente de fe, instamos a aquellos que participan en las negociaciones a:

  1. Atender las voces de los Hibakusha (sobrevivientes de las bombas atómicas) y reiterar que la justificación fundamental de este nuevo instrumento legal es la prevención del daño humanitario causado por el uso de cualquier arma nuclear. La clara justificación para este nuevo instrumento legal es garantizar que el sufrimiento de aquellos afectados no será vivido por ninguna persona, familia o sociedad en el futuro. El impacto humanitario de las armas nucleares continúa siendo el centro de los esfuerzos de desarme nuclear;
  2. Continuar el pedido a todos los estados a participar en las negociaciones para así satisfacer la obligación de buscar de buena fe una conclusión a las negociaciones que conlleve al desarme nuclear;
  3. Desarrollar un texto del tratado que prohíba de forma clara y explícita el uso, la posesión, el desarrollo, producción, adquisición, transferimiento y despliegue de armas nucleares; al igual que cualquier incentivo, fomento, inversión o asistencia a dichos actos prohibidos. Además de esto, el nuevo instrumento tiene que contemplar una obligación para la total eliminación de armas nucleares y un marco para conseguirlo.

-------------------------------------------

 

El tratado de prohibición de armas nucleares es una de nuestras prioridades de reivindicación. Más información aquí.

 

 

 

 

United Nations, nuclear weapons, Jasmin Nario Galace, advocacy priorities