Historias de paz

 

Pax Christi International cree en la dignidad de cada persona porque todos hemos sido creados y somos amados por Dios. Nuestra espiritualidad confirma que en nuestra lucha contra la violencia, la pobreza y la injusticia actuaremos con amor y compasión, respetando la dignidad humana de nuestros adversarios, incluso si son los perpetradores de la violencia.

Esta creencia nos invita a construir puentes entre las personas y las comunidades, entre los ricos y pobres, para superar las barreras que separan y marginalizan a las personas, para establecer lazos de colaboración entre aquellos que tienen el poder de tomar decisiones y aquellos que apenas pueden alzar sus voces. En nuestro camino por una paz justa buscamos la reconciliación y trabajamos por ello.

 

 

Voces desde el Medio Oriente (Israel y Palestina)

He experimentado la Presencia de Dios en las historias de conversión que hemos compartido. Una era la historia de un padre israelí que había perdido a su hija y se dio cuenta de que su sufrimiento no era diferente del de aquellas mujeres palestinas que habían perdido a sus seres queridos. Experimentó una humanidad común que abrió la veda para la compasión en su corazón.

Dios está ciertamente presente en los esfuerzos de no violencia de palestinos e israelíes. Están creando historias de animosidad y resiliencia mientras resisten la tentación de hundirse en la frustración y la rabia. Lo mejor del espíritu humano se mueve en su interior. Dorothy y sus compañeros, nuestros testigos, no podían vivir más tiempo con los valores del militarismo.

“New Profile” es una organización no militarizada y una vuelta a los valores de la no violencia, el cuidado mutuo y la cooperación. También trabajan por promover un estilo de vida no militarizado.

por May-Ellen Francoeur

Antennes de paix, Pax Christi Montreal, Canadá

 

 

Testimonios desde el sur de Asia (Sri Lanka)

Dilan (10) y su padre estaban cruzando el lago Nandikadal en la primera fase de la guerra (que terminó en 2009). Los ataques aéreos asustaban mucho a Dilan. Su padre también tenía miedo mientras cruzaba el embarrado lago llevando a Dilan en sus hombros. El padre de Dilan recuerda: “En un momento dado vimos el cadáver de una mujer flotando en el lago. Había muchos otros cuerpos pero el de esta mujer interrumpía el paso de los desplazados internos que trataban de cruzar.

Muchos empujaban el cuerpo aquí y allá, faltándole al respeto. Fuimos hasta donde estaba el cuerpo y lo llevamos donde un enorme árbol, amarrándolo para que dejara de flotar. Fue un gesto de reverencia y respeto para la mujer muerta, a pesar de que teníamos miedo y nos sentíamos tan angustiados”.

 

Hno. Nandana Manatunga, El dolor de los niños víctimas de la guerra

Human Rights and Media Resource Centre, Sri Lanka

 

 

 

Defendiendo la dignidad de las mujeres de África (RD Congo)

En sus esfuerzos por promover la dignidad y el respeto de las mujeres en la República Democrática del Congo, especialmente en la parte más al este del país, los defensores de las mujeres han pagado un precio muy alto por sus acciones: ataques verbales y físicos, violaciones, coacciones, detenciones arbitrarias, amenazas de muerte y torturas.

Algunos se han visto obligados a abandonar sus hogares y separarse de sus hijos. Otros han huido del país para salvar sus vidas. Los miembros de sus familias también han sido blanco de ataques. Sus hogares y lugares de trabajo han sido objeto de ataques vandálicos, sus propiedades han sido confiscadas o destruidas. Y la lista sigue aumentando.

Nos enfrentamos a estos peligros porque somos mujeres y, por lo tanto, compartimos una cierta vulnerabilidad. Los riesgos son mayores porque desafiamos las estructuras sociales, las instituciones patriarcales, los intereses económicos arraigados, las prácticas tradicionales y las interpretaciones manipuladas de las enseñanzas religiosas. Somos blanco de ancianos, grupos religiosos e incluso miembros de la familia.

Hacemos todo esto porque queremos poder decir “Tú, de quien han abusado sexualmente, debes saber que para nosotros eres preciosa. Sigues siendo nuestra madre, nuestra hermana, nuestra querida hija. Sigues siendo la apreciada esposa de nuestro padre”.

 

Justine Masika Bihamba, RD Congo, Coordinadora de Synergie des femmes pour les victims des violences sexuelles

Ganó el Premio de la Paz de Pax Christi en 2009

 

 

 

Voz de un encuentro intercontinental de Pax Christi 

Compartimos bonitas experiencias de no violencia, fe, creencias. No experimentamos de manera directa la violencia contra nosotros mismos, pero nos involucramos mucho con la violencia cometida contra otros. Aunque sentimos rabia, tratamos de actuar de manera no violenta, para humanizar al otro, para redimir a los otros, para poder así avanzar hacia una relación práctica y efectiva con el otro. Es nuestra espiritualidad la que confirma que el otro es un ser humano, un adversario, no un enemigo.

Northern Consultation en 2009, Amberes, Bélgica

 

 

 

Voz desde Norteamérica

Mi experiencia de Dios no ha cambiado, pero desde luego se ha fortalecido. Estoy llamada a la conversión de muchas maneras. Siento el desafío de reconocer mi tendencia a guardar resentimiento, a ver al “otro” como un “enemigo”, a juzgar en lugar de escuchar a la otra persona que está frente a mí. Puedo ver la necesidad que tengo de rezar constantemente por la apertura, la comprensión, la compasión.

 

Mary-Ellen Francoeur, Antennes de paix, Pax Christi Montreal, Canadá

 

 

 

Perspectiva de Pax Christi International

Estrategias y metodología

La espiritualidad de paz que está detrás del trabajo de Pax Christi International está fundamentada en la opción preferencial por la persona, toda la persona, “creada y amada por Dios”. La defensa inspirada por esta espiritualidad debe, por lo tanto, centrarse en la perspectiva del ser humano.

Dicha defensa nos insta a acompañar y servir a aquellos que sufren y son víctimas del egoísmo y de estructuras injustas y, al mismo tiempo, está presente donde se toman las decisiones para ejercer una influencia transformativa en asuntos complejos que conciernen dichas injusticias.

La espiritualidad, por tanto, nos invita a construir puentes entre los ricos y los pobres, para superar las barreras que separan y marginalizan a las personas, para establecer lazos de colaboración entre aquellos que tienen el poder de tomar decisiones y aquellos que apenas pueden alzar su voz.

 

– Rev. Paul Lansu, Espiritualidad de Defensa en Pax Christi International 

Representación Internacional, Defensa y Campaña, junio 2009